PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO DE BARRO

 

El barro ha sido siempre un material de fácil disponibilidad y de muy barato coste. Con pocos conocimientos y herramientas muy elementales se han construido en Arauzo de Miel gran cantidad de edificaciones de enorme interés y de gran valor artístico.

 

Las técnicas empleadas tradicionalmente, se dividen en dos grandes grupos:

-         Adobes

-         Muros de tapial.

 

1.- Adobes. En las orillas del río Aranzuelo o fuentes los vecinos buscaban  tierras pegajosas y arcillosas. Las personas que se encargaban de hacer adobes arrancaban la tierra. Tras varias labores de limpieza remojaba el montón de barro y lo cubría de paja trillada, amasando con los pies desnudos hasta conseguir un batido homogéneo. Previamente el suelo se extendía paja sobre la cual se colocaba la adobera. Con una pala o cubo se llenaba el molde, se apretaba bien con las manos, para evitar porosidades, y cuando ya estaba terminado, el operario metía sus manos en agua, para suavizar la superficie del adobe. Finalmente alzaba la adobera y quedaba construido, donde se dejaba en aquel lugar por espacio de ocho o diez días, transcurridos los cuales se le cambiaba de posición para que el aire y el sol lo fueran secando por todas partes. 

 

Los adobes sirven para construir paredes y tabiques, ya sea uniéndolos con una mezcla de cal y arena o simplemente con barro. Para conservar este tipo de construcciones, se recubrían las paredes exteriores con una “manta” de barro mezclada con paja, en una operación denominada "embarrar" o "enlodar", aunque no siempre se hacía así. Otro revestimiento muy frecuente es el encalado, generalmente, sobre los enlodados anteriores

 

2. - "El tapial" se emplea habitualmente para definir la técnica de fabricación de muros de tierra con auxilio de dos tableros de madera que se llaman "tapiales". Esta técnica está basada en la compactación manual de la tierra que se vierte entre los dos tableros citados, cuya separación será igual al espesor del muro o "tapia" que estemos construyendo. El proceso de construcción de muros de tapial implica la sucesión de tres operaciones: el montaje del cajón de madera, el relleno y compactación de la tierra con la que se llena el cajón y, finalmente, el desmontaje o desencofrado. Las esquinas son puntos débiles de este tipo de construcciones y por esta razón se construían frecuentemente con mampostería, al igual que los cimientos y, en ocasiones, los zócalos. También podremos encontrar edificios con las esquinas reforzadas de ladrillo o incluso adobes.

 


 

PRINCIPAL