Los cinco cuerpos exhumados de la fosa común de San Juan del Monte (Burgos) en agosto de 2008 han recibido sepultura en el cementerio de Arauzo de Miel, después de 73 años de su muerte. Julio y Román Maroto, padre e hijo, los hermanos Marcos y Salvador Parra y Rogelio Tello, resineros y vecinos de Arauzo de Miel, fueron fusilados en los primeros días de la Guerra Civil. Gracias a la persistencia de sus familiares y al trabajo de la Asociación de la Recuperación de la Memoria Historia por fin descansan en paz.

 

 

 

 
       
      Fotos: C. Maroto      Texto. E. Hernando

ANTERIOR

NOTICIAS