LEYENDAS

 

EL SACAMANTECAS    

La historia que nos cuentan nuestros abuel@s:

Era el lugar de encuentro cuando venían los miembros de la Asociación Arauceña de Madrid (esta asociación nació con metas muy humanitarias para los vecinos de Arauzo, aún tenemos a Justo para contarnos lo que fue la Asociación). La A.A. trajo la cultura y los materiales para el pueblo, libros etc..  y allí salían alborozados los habitantes de Arauzo a recibirlos y dar la bienvenida y las gracias.

 

El Roble, se encuentra a la entrada de Arauzo de Miel, por la carretera de Huerta del Rey

También servia de límite de las correrías de los infantes, niñ@s, pues el roble tenia un agujero grande y nos decían que allí se había escondido el “sacamantecas. Así cuando pasábamos por delante echábamos a correr y le tirábamos piedras. Actualmente  se ha curado y se ha cerrado el agujero del tronco, pero dentro aún tiene montones de piedras tiradas por muchos niños y niñas de Arauzo para que no saliera el sacamantecas.

Cuando algún día,  alguien podrá ver dentro del roble un  montón de piedras  y no sabrá el porque, y si  leen esto o queda gente para contarlo se lo explicarán. Fue una aportación al miedo..
Nos ponían como ejemplo que el sacamantecas era el causante de las cojeras del pueblo, por meterse en el agujero, así cada cojo que veíamos, aun atenazaba mas nuestro temor al árbol. Pobre indefenso, él y nosotros  Descripción botánica   (texto de Mila)

 

 Cueva la Lastrilla
     

  Andaban aquellos años, haciendo su caminar, día a dia, paso a paso, recreando su historia, ofreciendo generosidad a las almas que por allí pasaran pasan y pasaran, para su cobijo y uso; son una entrada  a las entrañas de la tierra, ellas son las cuevas. Y por excelencia la mas historiada en leyendas, la cueva la Lastrilla, detrás del Calvario.
 
 
 
 
 

Muchas personas han entrado en ella, han dejado su impronta en las paredes (como los primitivos) y cuentan que la han recorrido en sus dos cavidades, a la izquierda la salita con discretas estalactitas y estalagmitas y la cavidad de la derecha, se adentra

 

Cueva de la Lastrilla

 

abandonado la posición erecta, hay que bajar muy agachados para luego cuando se llega abajo, abajo se puede caminar de pie y cuentan las tradiciones o mitos que hay un río o riachuelo al final de la cueva.

La curiosidad les hizo investigar  ¿a dónde iba esa agua?, su método, echar paja diferenciada  y esperar su salida, uno de los sitios que vigilaban fue en el nacimiento de "el Ojo"y cuentan que sí que salieron las pajas. El río de la cueva la Lastrilla se comunica con el Ojo.

No nos dejaron de contar que la cueva era tan grande la entrada y su interior que hasta les sirvió de refugio a los franceses, entrando en ella los soldados y sus caballos también, cabían todos. Ahora la cueva es más pequeña y  en su interior es mucho más difícil entrar.

Así nos lo contaron y así mas o menos os lo contamos.

 

 

Leyenda del ojo    

 

Solo los abuelos pueden contar historias bellas, que en los demás son repetición. Pues, parece ser que las monjas venían de Silos en dirección a la ermita de la Virgen del Castro,  en Peñalba,  vila construida sobre las ruinas de la ciudad romana de Clunia

 

Nacimiento del Ojo

 
 
 
 

Pero nunca llegaron a su destino ya que al asustarse los bueyes del carro en el que viajaban se precipitaron al Ojo en donde, monjas, carro y bueyes, fueron engullidos por éste. –otra versión dice que se despeñaron por el Calvario hasta caer al Ojo.

 
 
 
 

Nacimiento del Ojo

Esta leyenda como otras forma parte del legado de nuestra historia y no menospreciaremos ninguna, pues , con el tiempo se les da veracidad a unas y explicación a otras.

La sorpresa es cuando la leyenda la encuentras de forma fortuita escrita en un libro de autor serio, donde ya no es contada sino leída, la leyenda en si toma otro cariz,.*

"El mencionado camino usado por las monjas de la leyenda era muy conocido en la Edad Media. Incluso se habla de él en un relato sobre la vida de Santo Domingo de Silos escrito en el siglo XIII, quien también lo utilizo  para llegarse hasta esas tierras. Lo que no encaja (comenta el autor) es que las monjas pudieran venir de Silos, a no ser que fueran de un supuesto convento femenino, precisamente dedicado a San Miguel, cercano al masculino, y que este termino  absorbiendo en 1056 tras ser donado a el por su abad Nuño de Gete recogido del Archivo de Monasterio de Silos

Colección Diplomática doc. 12 * Árboles singulares de la provincia de Burgos * Cesar JAVIER Palacios * Editorial Berceo* Burgos 2002

 

EL MOJÓN ENTRE ARAUZO DE MIEL Y HUERTA DEL REY

 

Cuenta la leyenda que hace muchos años la gente de estos dos pueblos discutía por el terreno. Entonces decidieron echar una carrera uno de cada pueblo: de Arauzo saldría una señora llamada Eulalia y de Huerta un señor llamado Pelayo, y donde se encontraran pondrían el mojón.

La salida era a las siete de la mañana. Eulalia durmió con el ojo abierto y atenta al despertador; en cambio Pelayo estuvo de juerga y durmió a pata suelta. Eulalia salió a la hora acordada, corrió y corrió hasta que llegó a Huerta y tuvo que ir a llamar al pobre Pelayo que se quedo dormido. A Eulalia le dio pena que Arauzo se quedara con todo el terreno y Huerta sin nada, así que les dio un kilómetro y Arauzo se quedó con todo el terreno sobrante, tres kilómetros. He aquí la leyenda del mojón entre Arauzo de Miel y Huerta del Rey.

Alberto Benito. 1° E. S. O.


 

 

PRINCIPAL