ERMITAS

El Archivo de la Diócesis de Osma, a la que perteneció Arauzo de Miel hasta que el año 1.956 pasó a depender del Arzobispado de Burgos lo siguiente:  
 

Ermitas pertenecientes a Arauzo de Miel:

 

- Nuestra Señora de Pinarejos
- Nuestra Señora de la Soledad
- Nuestra Señora de los Prados
- Nuestra Señora de los Rubiales
- San Vicente
- Santa Eufemia
- San Román
- El Humilladero
- San Cristóbal
 
Mamolar fue anejo de Arauzo de Miel. (nota de Canuto Merino)

 

De las que existieron solo quedan dos en el termino municipal y una dentro del municipio.

 

Nuestra Señora de la Soledad    

 

Nuestra Sra. de la Soledad se encuentra a doscientos pasos de la iglesia, de piedra de construcción moderna con tres retablos dorados de una extensión bastante regular, por lo que podría en un caso necesario servir de parroquia.

 

La Soledad, vista de frente

  Como nota curiosa habría que  

La Soledad, vista por la parte trasera

 reseñar que esta ermita está unida al cementerio -son escasas las que existen con esta característica--, de hecho para acceder a éste hay que pasar por el interior de la ermita de la Soledad.

 

San Vicente Mártir  

Se encuentra en las afueras del pueblo, en dirección a Salce.  De construcción muy antigua, situada en medio de una deliciosa vega a un tiro de bala de la villa, concurriéndose a ella el día de la rogativa de San Marcos.

 

 San Cristóbal    
Al norte de un cerro elevado se encuentra san Cristóbal. En su cumbre se descubren los restos de un santuario que existió antiguamente con advocación del mismo santo.

 

Nuestra Señora de Pinarejos o Plumarejos    

 

La encontramos a tres cuartos de legua del pueblo, en un ribazo que forma una pequeña llanura circundada por todas partes de elevados cerros, llenos de riscos y cubiertos de pinos, enebros, estepa y otros arbustos. Su nombre según los antiguos era pinarejos, lo cual no deja de tener viso de certeza si se entiende el lugar que ocupa. La  ermita es de piedra de mampostería y de una sola nave. La capilla donde se encuentra la imagen forma una medía naranja con un retablo construido en 1705.

Su festividad se celebra el día del Dulce nombre de Maria, a la que acuden infinidad de gentes de los pueblos circunvecinos.

Por su parte norte, y como a veinte pasos del citado lugar sale de un peñón, un brazo de agua que puede calificarse como la mejor y más abundante de todo el término, pues tanto en verano como en invierno conserva el mismo grado de frialdad. Hacia el oeste de la ermita hay una casa de construcción antigua y propia de la villa, de tal capacidad que puede abrigarse en su recinto un número considerable de almas. tenemos el legado de su canción, algunas personas aún nos lo pueden contar.

 

"Los ermitaños de Plumarejos"

Virgen de Pinarejos o Plumarejos

Somos los ermitaños de Plumarejos  pedimos limosnita para la  Virgen estos dos viejos.
Somos los ermitaños de Plumarejos, somos muy felices aunque vivimos aquí tan lejos.
En Doña Santos nos dan aceite, en Arauzo velas rizadas
así a la virgen la tenemos todos los días bien alumbrada.
Por los arroyos y las praderas cogemos flores, a nuestra Virgen se la ponemos con mil amores.
Por la mañana al encenderla la lamparita, muy sonriente me está diciendo mi virgencita, qué buena eres, que bien te portas mi ermitañita.

Virgen de Plumarejos, porque estás tan triste sino estas sola, tienes a estos dos viejos que  muy felices junto a ti moran.

 

Texto de Nico Benito


HISTORIA

PRINCIPAL

QUE VER EN ARAUZO